El cambio de pañal

Qué necesitas para cambiar el pañal

Consejos para bebés de 0 a 3 meses - higiene - El cambio de pañal

A la hora de elegir los pañales debes asegurarte de que son de la medida justa para tu bebé. Hay tallas desde recién nacidos hasta para niños de 20 kilos. Como ya sabrás existen pañales distintos para niño o niña, más absorbentes, con ajustes...

Para que te resulte más fácil cambiar de pañal a tu bebé utiliza un cambiador, son muy prácticos y cómodos, una esponja natural, es más aconsejable que las toallitas humedecidas para prevenir irritaciones. Saro por ello las incluye en su línea de aseo.

Cómo limpiar el culito

Quítale el pañal. Limpia con agua y con una esponja natural los restos de caquita y pis. No utilices jabones que puedan irritar su piel. Para terminar sécale bien y aplícale una cremita para evitar irritaciones.

Si tu bebé es un niño, límpiale los pliegues de la ingle, a continuación el prepucio para ello tira hacia atrás suavemente y para finalizar el pene y los testículos. En el caso de que sea una niña, límpiala con movimientos suaves de adelante hacia atrás para evitar que restos de heces o pis se queden en su vagina. Pásale suavemente la esponja, sin frotar, por los labios. Para finalizar límpiale el culito.

Cuándo cambiar el pañal

Siempre que sea necesario. Comprueba de vez en cuando su estado, para ver si esta manchado o mojado. Además, por lo general, tu bebé llorará si se siente molesto por el pañal. De noche no es necesario despertarle para cambiarle, puedes dejarlo hasta que se despierte.

Qué debes hacer para cambiar el pañal

Los pasos a seguir para cambiar el pañal a tu bebé son:

  • Despliega completamente el pañal.
  • Coge con una mano los tobillos de tu bebé y álzalos, manteniéndolos un poco separados. Pon el pañal debajo de su espalda hasta un poco más arriba de la cintura.
  • A continuación despega la protección adhesiva de uno de los extremos, estírala y pégala sobre la parte superior del pañal. haz lo mismo con el otro lado.

Prevenir irritaciones

Suelen ser muy frecuentes en los bebés. Para evitarlas utiliza una crema específica para irritaciones, aplícasela cada vez que le bañes y le cambies de pañal y si aparecen cámbiale con más frecuencia.