Desarrollo de los sentidos

Visión

El recién nacido puede ver con nitidez los objetos que se encuentran situados muy cerca (20-25 cms.) de sus ojos. Todavía no distingue los colores.

Es importante estimular su vista. Colócate a una distancia a la que tu bebé pueda verte y muéstrale juguetes u objetos, haz gestos... Un recién nacido a las pocas horas es capaz de posar la mirada sobre un objeto y seguirlo si se mueve.

Evolución:

  • Primeras semanas: detecta cualquier objeto que se mueva
  • delante de él.
  • Primer mes: el bebé ya puede enfocar a distancias cercanas pero ve imágenes planas.
  • Tres-cuatro meses: la visión comienza a ser más nítida y puede ver en tres dimensiones.

Oído

El lenguaje lo aprende escuchando sonidos. Es importante que repitas los sonidos para que los aprenda. Luego comenzará a repetirlos imitándote hasta que por fin dirá sus primeras palabras.

Al tercer día de vida se le realiza a los recién nacidos una prueba sencilla e indolora, que consiste en enviar un sonido al oído y recibir la respuesta, para detectar posibles problemas auditivos. No obstante, debes observar atentamente las reacciones de tu bebé ante sonidos diferentes. Si encuentras alguna anomalía, díselo a tu pediatra.

Comprueba que se asusta ante el ruido de una palmada o un portazo. Que parpadea o abre los ojos con sorpresa al oír un ruido. A los cuatro meses debe girar la cabeza cuándo escuche tu voz.

Tacto

Es muy importante para su desarrollo que exista un contacto físico con sus padres y su entorno. Al igual que tú necesitas el contacto con tu bebé, él también quiere que le acaricies y le toques con frecuencia.

Tenerle en brazos, acariciarle... hace que tu bebé se sienta tranquilo. Tu hijo necesita también el contacto físico con su papá. La forma en que el papá sujeta al bebé es distinta a la de la mamá y el tacto de su piel también.

Gusto y Olfato

El recién nacido tiene desarrollados el gusto y el olfato. Detecta y recuerda el olor de sus padres y el de su entorno. También detecta olores extraños.

En cuanto al gusto, reconoce los sabores básicos: salado, amargo, dulce y ácido. Suele gustarles más el sabor dulce. Hasta que no incorpores una alimentación variada, no comenzará a identificar sabores de forma más clara.