Cólicos

El cólico del lactante

Los cólicos es un trastorno muy corriente hasta los tres meses. Es pasajero, normalmente desaparecerá a los tres meses. Como no se puede evitar completamente, lo que puedes hacer cuando esté molesto por un cólico es acunarlo con movimientos dulces para tranquilizarlo.

Los vómitos

Las razones por las que suele vomitar un bebé son dos: porque han tomado leche en exceso y vomitan lo que les sobra o porque tienen algún problema digestivo.

Para identificar cual de las dos es, mira la cantidad. Una cantidad abundante y con vómitos repetidos, puede tratarse de algún problema digestivo y debes consultar al pediatra.

Si sólo vomita una cantidad pequeña, en principio, no debes preocuparte. Si su lactancia es artificial, en todo caso consulta con tu pediatra si es conveniente un cambio de leche a una más espesa que evite las regurgitaciones. Mantenerle incorporado y quieto durante unos minutos después de cada toma, ayuda a evitar que vomite.

Los aires

Al terminar de mamar el bebé debe expulsar el aire que ha tomado junto con la leche para evitar posibles dolores de vientre, sobre todo si le alimentas con biberón. La mejor posición para que expulse el aire es colocarlo en vertical, apoyado entre el pecho y el hombro frotándole suavemente la espalda.

Si le alimentas con biberón ten en cuenta que el biberón provoca que trague más aire que si se alimenta con el pecho. Evítalo inclinando bien el biberón a medida que el bebé lo vacía, para que la tetina esté siempre llena de leche.