El orinal

Consejos para bebés de 12 a 24 meses - El orinal

Entre los 18 y los 24 meses debes empezar a enseñar a tu bebé a usar el orinal. Tu hijo ya tiene la maduración suficiente para controlar sus estímulos voluntariamente. Primero se dará cuenta de que ensucia los pañales. Luego empezará a avisarte, aunque no le dará tiempo a llegar al orinal. Con el tiempo llegará a controlarlo y no tendrá problemas para esperar hasta estar en el orinal.

Es bueno que le felicites cuando lo consiga, pero no le regañes excesivamente si no llega a tiempo. Lo mejor es que el niño vaya controlándose poco a poco, sin forzarle más de la cuenta. Puede llegar a odiarlo. Cuándo empezar, dependerá de cada niño. Unos se acostumbran enseguida al orinal mientras que a otros les lleva algunos meses. Ayúdale en este proceso con pequeñas rutinas para que sea de forma gradual. Un buen sistema es:

  • Explicarle qué debe hacer, de forma que él lo pueda entender.
  • Quítale el pañal. Los primeros días durante un rato, luego ve ampliando el tiempo sin pañal hasta que por fin deje de necesitarlo.
  • Intenta que vaya siempre a las mismas horas, puede ser útil. Por ejemplo, después de comer, haz que se siente en el orinal. Eso sí no le presiones mucho a permanecer sentado si no quiere.
  • Enséñale a subirse los pantalones y a lavarse las manos después de estar en el orinal.
  • Intenta que el orinal se convierta para él en una rutina.

A la hora de elegir su orinal, además de las lógicas precauciones de higiene y calidad de los materiales, procura que sea cómodo y estable. Y, sobre todo, para que atraiga a tu hijo y quiera estar ahí sentado, que sea coloreado y divertido. Los orinales de Saro han sido especialmente diseñados para que sean bonitos y atractivos. Orinales que duran y son útiles durante mucho tiempo y que incluso se pueden utilizar como reductor de WC y escalón cuando el niño crezca.