El sueño

Cuánto duerme

A partir del tercer mes el sueño de tu bebé empieza a regularse. Poco a poco aprende a distinguir entre el día y la noche. Por la noche dormirá de 10 a 12 diarias y durante el día dormirá al menos 2 ó 3 horas. Normalmente una siesta por la mañana y otra después de comer.

No tomes esto como una regla exacta, cada niño es diferente. Hay bebés que duermen poco durante el día, otros duermen tres o cuatro veces. Y otros lo hacen muchas veces durante poco tiempo.

Lo más importante es que tu bebé siga un ritmo determinado. Poco a poco se acostumbrará a los horarios que sus necesidades de sueño le impongan.

El mejor ambiente para dormir

Alrededor de los 4 a 6 meses es hora de sacarle de tu habitación. Conviene que tenga una propia para prevenir los trastornos relacionados con el sueño.

La habitación debe estar decorada de forma alegre. La cuna debe ser homologada con barras de seguridad separadas 7,5 cm. y con una altura de 60 cm. Asegúrate que sus cantos son redondeados, que no tiene tornillos que sobresalgan ni barnices o pinturas tóxicas. Puedes reforzar su seguridad con complementos de seguridad como los de Saro

El colchón deberá ser de material plástico sintético, preferiblemente duro y separado de los barrotes al menos un centímetro. No utilices almohada. Además de ser cómodo para tu bebé le ayudará a mantener mientras duerme la postura correcta.

En cuanto a la ropa de cuna, recuerda que no debe estar excesivamente arropado ni ajustado. Debe poder moverse libremente.

Se despierta por la noche

Es normal que los bebés se muevan y se despierten durante la noche. Ponerle de nuevo el chupete o mecerle suavemente es suficiente para que siga durmiendo. No le acostumbres a dormirse contigo porque al despertarse y encontrarse solo llorará reclamando tu presencia.

A veces le costará volverse a quedar dormido, para estos casos aquí tienes algunos trucos que te ayudarán a conseguir que se duerma:

  • No enciendas la luz ni te pongas a jugar con él.
  • No le saques de la cuna, a menos que no se encuentre bien.
  • Comprueba que no tiene frío o calor.
  • Ofrécele agua o dale el chupete.
  • Déjale una luz tenue y/o música suave.