Psicología

Avances en su comunicación

Consejos para bebés de 3 a 6 meses - Psicologia

Desde que nace, el bebé empieza a comunicarse con su entorno por medio de sonidos y de gestos. Enseguida aprende que si sonríe o llora le vas a prestar atención. Tu bebé empieza a utilizar sonidos como “ah” “oj” y se da cuenta que puede unirlos. Empieza a establecer las bases del lenguaje.

Alrededor de los seis meses, empieza a comprender muchas de las palabras que oye constantemente. Sabe quien es mamá, quien papá y reconoce su nombre. Empieza a balbucear sus primeras sílabas, aunque todavía no es capaz de comprender el significado de las palabras y lo que hace es imitar su sonido.

En esta etapa, es muy importante que hables mucho con él y que le cantes. Las canciones con repeticiones y gestos ("palmas palmitas", "cinco lobitos"... ) le ayudarán a memorizar y más adelante a entender, aunque ya comienza a entender expresiones sencillas y determinadas órdenes. La palabra "no" dicha con autoridad será una de las primeras que reconozca.

Para ayudarle a potenciar su lenguaje, cuando pronuncie una palabra, anímale a que la repita y muéstrale alegría por lo bien que lo hace.

A partir de esta edad tu bebé experimenta con mucha intensidad los sentimientos de placer, alegría y deseos y empieza a prestar más atención y a sonreír a los que le rodean.

Reconocimiento. Sabe quién eres

A partir del cuarto mes tu bebé es capaz de reconocer a las personas más cercanas a él. Sobre todo a su mamá. Reacciona ante los extraños y en cambio sonríe y balbucea con las personas que conoce. También es capaz de reconocer los tonos de voz, notar si le regañas o le animas. Te responderá con sonrisas o con lágrimas según el tono que emplees. Alrededor del quinto mes empezará a “conocer” tu cara, la tocará continuamente para aprender a conocer tus rasgos. Te tirará de los pelos o de las orejas... serás sin duda su juguete preferido.

Se despierta su curiosidad

Durante estos meses el humor de tu bebé es muy variable. Puede llorar por cualquier cosa y acto seguido si le llamas la atención con cualquier cosa, ponerse a sonreír.

Es muy importante en estos meses aprovechar su curiosidad. Cualquier objeto se transforma en un juguete para él. Ya no le es suficiente con chupar, ahora quiere tocar, aplastar, coger, tirar todo lo que está a su alcance, lo que es fundamental para su conocimiento del mundo.

Por todo ello, debes estimularle ofreciéndole juguetes que le ayuden a desarrollar sus sentidos. Además puedes ayudarle a darse la vuelta, a levantarse... todo ello con juegos que le diviertan y le estimulen. Ríete y gesticula tu también para que él perciba que tu también lo estás pasando bien. Todos estos juegos y comunicación son la base para su buen desarrollo psico-social. Asimismo, debes empezar a llamarle por su nombre para que vaya siendo consciente de su “yo”.

Estrés en los bebés

Aunque te parezca exagerado hay niños que sufren angustia y no consiguen manifestarlo a no ser a través de su cuerpo. Síntomas como el llanto prolongado, rechazo a la comida, insomnio y, sobre todo, un reclamo permanente e intenso de atenciones y afectos... pueden indicar que el bebé padece estrés.

Para combatirlo, ante todo debes ser rígida con los ritmos. Lo más normal es que durante los primeros meses aparezcan familiares y amigos para conocer a tu bebé. Todas estás presencias, caras, voces nuevas... pueden ocasionar estrés y cansancio al bebé. Intenta organizar las visitas y procurar que no sean muchos a la vez y que lleguen fuera de los horarios de comida, sueño, baño del bebé.

Los niños necesitan tener ritmos regulares, respetar estos tiempos además de favorecer su desarrollo, le sirven para estar tranquilo y hacer que se sienta seguro y cuidado. Juguetes como los peluches musicales de Saro, además de estimular su desarrollo, le puede ayudar a relajarse y a dormirse tranquilo y confiado.