Ropa. Lo más esencial

Ropa cómoda y práctica

Ya tienes a tu bebé aseado ahora es hora de vestirlo.

En relación a su ropa, debe ser poco ajustada para que pueda moverse con libertad. Abrigarlo en exceso tampoco es bueno. Los tejidos deben ser naturales por ejemplo el algodón. Durante los primeros meses conviene evitar lazos y colgantes, así como lanas con pelo pues podrían dificultar su respiración.

Las prendas más prácticas son los bodys, camisetas de algodón, jerseys finos, pantaloncitos con elásticos en la cintura y si es posible abiertos en la entrepierna...

En cualquier caso lo que debes tener en cuenta para elegir la ropa de tu bebé es:

  • Que sea cómoda y práctica
  • Que sea fácil de quitar y poner
  • Que sea amplia
  • Que facilite el cambio de pañal sin tener que desvestirle

Cómo abrigarle

Normalmente se cae en el error de abrigar demasiado al bebé para que no “coja frío”. Esto en lugar de beneficiarle le perjudica ya que no le protege contra los resfriados y sí le puede producir irritación en la piel, debido al sudor, e incomodidad. Para comprobar si necesita estar más o menos abrigado puedes guiarte por:

  • Tus propias sensaciones. Si tu estás sintiendo frío o calor, lo más normal es que tu hijo esté también sintiéndolo.
  • Tocarle el cuello o la frente y ver si están calientes.
  • Los gestos de tu bebé. Si le ves incomodo o inquieto puede ser a causa del calor.

TABLA DE TALLAS

EDAD ALTURA PESO
Recién nacido Hasta 55 cm. Hasta 4-5 Kg.
0-3 meses Hasta 62 cm. Hasta 6,5 Kg.
3-6 meses Hasta 68 cm. Hasta 9 Kg.
6-12 meses Hasta 76 cm. Hasta 11 Kg.