El baño y su higiene

Consejos para bebés de 6 a 12 meses - El baño y su higiene

Lo más seguro es que tu bebé, después de los primeros meses, ya se haya acostumbrado y disfrute de la hora del baño. Es posible que ahora te cueste un poco más bañarle porque no deja de moverse, jugar, coger la esponja, chapotear... pero debes ser rigurosa con su higiene. Dale juguetes, muñecos de agua, cuentos de plástico para entretenerle. Incluso dale su propia esponja y enséñale a lavarse la cara, los brazos y piernas, aunque luego tengas que lavarle tú de nuevo para asegurar su correcta higiene. Utiliza siempre geles, champú y productos específicos para bebés, para evitar el picor de ojos y posibles irritaciones de la piel.

Si usas la bañera del cuarto de aseo, para evitar que resbale, utiliza alfombras antideslizantes. También puedes utilizar los soportes de baño de Saro que posibilitan que tu hijo esté sentado sin peligro mientras tu le lavas o juegas con él.

La bañera ideal

Hasta que crezca un poco más es mejor que utilices una bañera. Es importante que la bañera no sea muy grande. Sólo así tu hijo podrá sentirse seguro. Existe gran variedad de ellas, por ejemplo, Saro ha diseñado bañeras adaptables a la bañera de los mayores, otras con pies y abatibles donde el bebé puede tumbarse o sentarse... y así un gran número de ellas para que puedas elegir la que mejor te convenga. Sea cual sea el modelo escogido, no se la llenes mucho y siempre con agua templada.

Si tu bebé siente miedo o rechazo prueba con llenar la bañera con sus juguetes favoritos. Rodea el momento del baño de un ambiente de juego y de sorpresa: enséñale a hacer pompas de jabón, y a lavarse él solito y si tiene hermanos mayores no dudes en bañarles juntos. Si incluso así persiste en no querer bañarse, métete tú con él en la bañera. Cógele en brazos y verás como cambia de actitud.