Psicología

Caricias y masajes

Las caricias, mimos y estímulos durante los primeros meses son muy importantes para su desarrollo equilibrado. No dudes en acariciarlo y darle masajes el contacto físico es tranquilizador y estimulante para él. Le libera de tensiones, estiran sus músculos y favorece su flexibilidad. Además comunícate siempre que puedas con él, aprovecha las tomas para mirarle a los ojos, hablarle... él no te entiende todavía pero capta el afecto. 

En cuanto a darle masajes es un estupendo sistema para agilizar y mejorar la movilidad. Estimula el sistema circulatorio y favorece el ritmo cardíaco, la respiración y la digestión del bebé. Incluso es beneficioso para ti, ya que contribuye a la secreción de prolactina “la hormona materna” que interviene en la producción de leche y en la capacidad de relajación.

Cómo preparar el masaje:

  • Ponte cómoda y asegúrate de que no te molesten durante 15 minutos.
  • Pon música tranquila para contribuir a la relajación.
  • Caldea la habitación a una temperatura constante.
  • Prepara una superficie suave para tumbar a tu bebé, por ejemplo una alfombra de actividades Saro.
  • Ten a mano un pañal limpio y una toallita por si es necesario.
  • Lo mejor es realizar el masaje después del baño, con tu bebé desnudo.
  • Usa un aceite o una crema hidratante para reducir la fricción de la piel y hacer más suaves tus movimientos.
  • Para que la relajación sea completa, es mejor que realices los masajes en cada zona del cuerpo. Por ejemplo, los brazos, rostro, pecho...

Cómo dar el masaje en las distintas zonas del cuerpo 

En el rostro 

El bebé acumula gran tensión en su rostro debido a la succión, la dentición, el llanto... Estira primero el labio superior con ayuda de los pulgares, dibujando una especie de sonrisa y luego repítelo en el labio inferior. Hazlo una par de veces, le ayudará a liberar sus tensiones.

En el pecho 

Junta las dos manos en el centro de su pecho y presiona levemente hacia los costados, siguiendo su caja torácica. Luego sin levantarlas vuelve a llevarlas al centro de su pecho.

En los brazos

Levántale el brazo y acaríciale la axila varias meces, masajeando la zona. Luego levanta el brazo de tu bebé y envuélvelo con las dos manos, a continuación mueve una mano en dirección contraria a la otra, al mismo tiempo que realizas movimientos rotatorios hacia delante y hacia atrás desde el hombro a la mano.

En el abdomen 

El masaje en el abdomen favorece el sistema intestinal y la expulsión de gases. Existen varios tipos de masaje para esta zona.

El conocido como “Molino” 

1º- Desliza la parte exterior de las manos sobre la tripita de tu bebé, primero una y luego otra. Repítelo varias veces. 

2º- Levanta las piernas de tu bebé con tu mano izquierda, sujétale por los tobillos y desliza tu mano derecha sobre su abdomen varias veces.

“Andando” 

Se llama así, porque se trata de hacer con tus dedos como si caminaras por la tripita de tu bebé. Hazlo de izquierda a derecha.

“Forma de I” 

Con la mano derecha acaricia la parte izquierda de la tripita de tu bebé, con un movimiento único y hacia bajo. Parecerá que escribes la letra I. 

“Forma de L” 

Pasa tu mano dibujando una forma de L invertida, que vaya de tu izquierda a tu derecha.

“Forma de U” 

En este caso dibuja una forma de U invertida que vaya de tu izquierda a tu derecha.

En las piernas 

Alza su pierna en vertical y a continuación rota ambas manos en dirección contraria, hasta bajar al tobillo, presiona suavemente. A continuación haz rotar tus manos alrededor de las piernas, desde la rodilla al tobillo.

En la espalda

Coloca las dos manos juntas en la parte superior de su espalda, en ángulo recto con respecto a la columna. Muévelas cada una en una dirección de izquierda a derecha de la espalda. Luego haz lo mismo pero de abajo hacia arriba. Es decir de hombros al culito.