Grupos alimenticios

Estás desarrollando un nuevo ser, por ello debes cuidar tu alimentación. Los alimentos que comas tienen que alimentarte a ti y a tu bebé. Los grupos alimenticios que a continuación te indicamos son necesarios para que aproveches más y mejor todos los nutrientes y elementos necesarios para vuestra alimentación.

  • Calorías. La cantidad diaria de calorías no debe superar las 2.500 kcal.
  • Proteínas. Las proteínas están constituidas por ácidos que contribuyen al desarrollo de las células básicas del organismo. Tienen un papel fundamental en la lucha contra las infecciones. Se encuentran principalmente en la carne, huevos, pescado, lácteos y legumbres como judías, lentejas, habas, soja...
  • Glúcidos. Los glúcidos más benéficos en la alimentación son los azúcares lentos que se encuentran en cereales, féculas, pan, pastas y arroz. Los cereales además aportan un alto contenido de vitaminas, sales minerales y fibra. Las necesidades de energía aumentan en el embarazo, al final del periodo el azúcar ayudará a formar las reservas de grasa que necesitará tu organismo.
  • Hidratos de carbono. Aportan energía y debes consumirlos porque sino tu organismo utilizará las proteínas para obtener esta energía. Los hidratos de carbono los aportan sobre todo alimentos como el pan, patata, arroz y pastas.
  • Grasas. Las grasas en cantidades moderadas también son necesarias. Proporcionan energía y vitaminas A, D, E y K. La mejor fuente es el aceite de oliva virgen y también el pescado.
  • Calcio. Es una de las sales minerales más importantes. Su función es fundamental, favorece la renovación de las células óseas y es fundamental para la coagulación de la sangre, el control del ritmo cardíaco... Por eso es indispensable durante el embarazo tomar leche, yogures. No olvides que el cuerpo humano es incapaz de producir calcio y todo el que necesita se lo debemos aportar a través de los alimentos.
  • Hierro. Es un elemento fundamental para la producción de glóbulos rojos. Al estar embarazada el volumen de sangre aumenta y la necesidad de hierro también. Por ello la anemia por falta de hierro es una complicación frecuente en el embarazo. El hierro se encuentra en las carnes, especialmente en el hígado y, en menor proporción, en huevos y pescado. Las legumbres y frutos secos también contienen hierro pero de más difícil absorción.
  • Vitaminas. Por regla general no hace falta un suplemento de vitaminas si mantienes una dieta sana. Además el exceso de vitaminas también puede ser perjudicial. En cualquier caso, las vitaminas son fundamentales en el embarazo, las principales son:
    1. Ácido Fólico. Durante el embarazo el cuerpo necesita cantidades elevadas de esta vitamina, ya que influye en la multiplicación de las células y el desarrollo del embrión. El cuerpo no la genera así que hay que suministrársela. Su carencia se asocia a defectos congénitos del feto. Por ello, si se está pensando en tener un bebé, se recomienda tomar un suplemento desde dos meses antes del embarazo. Esta vitamina la puedes encontrar en alimentos como: hígado, riñones, cereales, verduras de hoja verde, productos lácteos...
    2. Vitamina B6. Vitamina esencial alrededor de la 20ª-24ª semana de embarazo debido al desarrollo del sistema nervioso central del bebé. La aportan alimentos como las legumbres, carnes, pescado, huevos, cereales y vegetales.
    3. Vitamina B12. La función de esta vitamina es la formación de glóbulos rojos y facilitar funciones del cerebro. La aportan todos los alimentos de origen animal.
    4. Vitamina C. Una de las vitaminas más conocida. Se encuentra principalmente en los cítricos y verduras verdes.
    5. Vitamina D. Vitamina que facilita la absorción del calcio de ahí su importancia. La encontramos en productos lácteos como la leche, yogures y quesos.
  • Líquidos. Siempre es esencial beber agua, entre 1,5 y 2 litros diarios. También los zumos y caldos son muy recomendables.