El papá en el parto

Hoy en día son muchos los padres que asisten al nacimiento de su hijo, aunque según parece la mayoría aceptan estar presentes por su compañera. A pesar de ello, ninguno suele lamentarlo. En el caso de la mamá, contar con él significa un apoyo importante y fundamental. Una gran ayuda.

Algunos padres eligen un papel activo. Ayudan a la mamá a controlar la respiración, a mantener la posición adecuada, dan masajes para aliviar el dolor... otros más impresionables se limitan a ofrecer a la mamá apoyo sentimental y cariñoso. Por último están aquellos que se ven incapaces, por el miedo o la emoción, a ofrecer a la mamá ningún tipo de colaboración.

Normalmente los papás que asisten al parto se asombran ante el dolor y el esfuerzo del nacimiento y luego admiran sinceramente a la mamá. El ver cómo nace su hijo también les produce gran impacto. Ver como aparece la cabeza, su color azulado, como sale rápidamente después de tener la cabeza fuera...

En cualquier caso, es una decisión que debe tomar la pareja en total libertad y complicidad. Aunque la mayoría de los psicólogos apuntan que el hecho de vivir junto a su compañera el momento del nacimiento del bebé refuerza los lazos de la pareja.