Tipos de parto

Se pueden dar diferentes tipos de parto según sea necesario acelerarlo o que el niño nazca por un conducto distinto al vaginal y también para eliminar la sensación de dolor. A veces es la futura mamá quien optará a un tipo de parto y otras será el especialista el que tome la decisión del tipo de parto más adecuado según cada circunstancia. 

Parto provocado 

Se realiza para acelerar el tiempo de parto, el mayor riesgo de esta técnica es el provocar contracciones excesivas que afecten al bebé. Se suele utilizar cuando el útero tiene cicatrices debidas a una cesárea anterior o a otro tipo de intervenciones. 

Su mayor beneficio es acortar el parto y saber con anticipación el día del parto. Sus factores negativos son: no ser un parto natural, con las precauciones y control médico que conlleva como permanecer en cama durante toda la fase de dilatación y estar monitorizada y provocar contracciones más fuertes y dolorosas.

Parto inducido 

Si se pasa la fecha prevista y normal de alumbramiento y no aparecen las contracciones o por que el médico lo considere necesario por otras causas, se puede inducir o provocar el parto de forma artificial con medicamentos que provocan las contracciones. 

Las causas más habituales para utilizar esta técnica son:

  • Si la mamá padece enfermedades que puedan influir en el parto y siempre que no sufra el bebé, en cuyo caso se debe realizar por cesárea. Estas enfermedades pueden ser la hipertensión, enfermedades del riñón, gestosis, diabetes.
  • Si, antes del parto, se advierte una reducción del líquido amniótico.
  • Si el crecimiento del bebé está por encima de lo normal sobre la semana 32ª y pueda ser perjudicial llegar al término del embarazo.
  • Si el parto no comienza espontáneamente después de haber transcurrido de 1 a 2 días tras la rotura de la bolsa amniótica.

Parto con anestesia 

La utilización de anestesia da como resultado un parto sin dolor. Por lo general la anestesia es local, lo que permite que la mamá participe activamente en el alumbramiento.

Los distintos tipos de anestesia que existen son:

Anestesia Epidural

Consiste en inyectar un analgésico en la zona lumbar de la columna vertebral. Generalmente se administra cuando la dilatación del cuello del útero está próxima a los 3 cm. Exige un control permanente de la tensión que suele reducirse por sus efectos. Si la anestesia se ha inyectado con una inyección el efecto sedante tiene una duración limitada, de unas 4 horas. Según los casos, el anestesista puede instalar un catéter que permite prolongar la anestesia cuando es necesario.

Anestesia Espinal

Este tipo se utilizar más el parto por cesárea que en el parto vaginal, debido a que puede bloquear las contracciones uterinas. El sistema es el mismo que la epidural, sólo que se inyecta más profundamente.

Acupuntura 

La anestesia con acupuntura viene de la técnica del yoga y consiste en clavar agujas finas sobre determinados puntos del cuerpo. Estas zonas varían dependiendo del acupuntor, pero suelen ser en pies y muñecas. El acupuntor verifica cada hora el efecto analgésico de las agujas. La acupuntura además de recudir considerablemente el dolor, estimula la producción de endorfinas, relaja músculos y ayudan a la distensión del perineo. Es una técnica que exige experiencia al acupuntor y una adecuada preparación de la mamá. 

Existen otras técnicas menos conocidas y utilizadas como son: la Tensoterapia, la Reflexoterapia lumbar, el Anesthelec...

Parto con cesárea 

Es una intervención quirúrgica que consiste en cortar la pared abdominal. Se realiza tanto bajo anestesia general como epidural. Puede practicarse incluso en un parto que haya comenzado de forma normal y que por diversas causas: hemorragia, detención de la dilatación del cuello del útero... se decide recurrir a la cesárea para evitar posibles riesgos. La intervención es breve, sencilla y no comporta grandes riesgos. 

Se recurre a la cesárea sobre todo cuando:

  • El tamaño del bebé es demasiado grande con respecto a la pelvis de la mamá.
  • Cuando el bebé viene de nalgas, sobre todo, si la mamá es primeriza.
  • Es un embarazo de gemelos y se obstaculizan entre ellos.
  • Anomalías en la placenta.
  • Sufrimiento del bebé que hace necesario que nazca lo antes posible. 
  • Escasa o nula dilatación del cuello del útero.
  • Cuando han existido cesáreas previas.

Partos alternativos 

Son técnicas alternativas poco implantadas. Entre ellas se encuentra el Parto en el agua. En cualquier caso, la asistencia de la matrona es necesaria. En el Parto en el Agua, todo el proceso del parto transcurre dentro del agua. El agua posee efectos relajantes lo que favorece la distensión de los tejidos. Para el bebé significa una continuación de su estado de flotamiento en el líquido amniótico con lo que, según apuntan sus partidarios, el trauma del niño al nacer es menor al ser gradual.