Durante el embarazo

Consejos para mamás - Durante el embarazo

El embarazo es una época donde la mujer experimenta una mezcla de sentimientos contradictorios. En ella se desarrolla un auténtico combate. Afloran numerosas angustias y se plantea numerosas preguntas: ¿mi hijo será normal?, ¿abortaré o tendré un parto prematuro?, ¿qué sexo tendrá?, ¿sabré cuidarle?, …

Por ello es bueno que conozcas el proceso de gestación y todo lo referente a un embarazo, para que este conocimiento te ayude a descubrir que la mayoría de los embarazos se desarrollan con toda normalidad. Una vez más te acercamos algunos consejos, en este caso, para calmar tus inquietudes.

Ansiedad y cambios de humor

La extraordinaria “aventura” que vives te conduce a sentir muchas y nuevas emociones y necesitas más afecto que habitualmente. Tendrás cambios de humor que irán de la alegría a la tristeza, de la desesperación a la satisfacción... en buena medida estos cambios de humor y ansiedad son producidos por los cambios físicos que estás experimentando.

Se trata de sensaciones comunes a todas las. Ninguna mujer nace sabiendo ser madre. Todas aprendemos con la experiencia, equivocándonos y mejorando cada día. No pretendas ser la mejor a toda costa. La experiencia del embarazo es única y no debes perdértela por ansiedad o angustia.

Por lo que respecta a los temores del aborto y del parto, pregunta a tu ginecólogo y matrona tantas veces como quieras para aclarar tus dudas y calmar tu ansiedad. Ellos te aconsejarán en todo momento y te harán todas las pruebas necesarias para que estéis en las mejores condiciones.

Otro apoyo importante lo tienes en tu pareja. Tienes la oportunidad de experimentar una nueva intimidad. No cabe duda de lo importante que es compartir este gran acontecimiento con el futuro papá, él mejor que nadie será capaz de ayudarte a vencer los miedos y cambios de humor.

Antojos

Los llamados “antojos” no son otra cosa que repentinos ataques de “hambre” que suelen producirse poco después de haber comido. Dependen de los cambios hormonales que se producen en el organismo. Cuando ocurren hay que satisfacerlos, siempre y cuando no se exceda de peso o sean perjudiciales para la salud.

Normalmente estos antojos suelen ser de alimentos dulces, por ello, como recomendación, debes elegir mejor alimentos poco elaborados que te proporcionen la energía que necesitas pero sin afectarte negativamente.