Exámenes especiales

Los exámenes especiales no se practican a todas las mujeres, será tu médico quien decida su conveniencia. Estos exámenes pueden ser externos o internos, es decir, que establecen un contacto directo con el feto.

Estas son algunas de las pruebas que te pueden realizar.

Ecografía

Entra dentro de la clasificación de examen externo. El procedimiento es pasar una sonda que emite ultrasonidos que rebotan cuando encuentran la superficie de un órgano. El eco que producen al rebotar es lo que registra un ordenador y lo traduce en imagen. Con ella tu especialista puede ver la estructura de muchos órganos, las dimensiones y la forma del feto y de la placenta. La ecografía puede ser Transvaginal (la sonda se introduce en la vagina) o Abdominal (es externa, la sonda se apoya en la barriga). 

Velocimetría Doppler

Se práctica durante la ecografía normal, cuando se considera necesario. Suele realizarse en torno a la 18ª semana y sirve para medir los flujos sanguíneos del cordón umbilical, para comprobar si existen defectos de nutrición o de crecimiento del bebé.

Ecografía de Translucencia Nucal

Permite detectar indicios sobre la posibilidad de que el feto sufra el síndrome de Down. 

Triple Test

Este test también sirve para valorar el riesgo del síndrome de Down. Se realiza alrededor de la semana 16ª y consiste en una extracción de sangre en cuyo análisis se valoran tres hormonas: Beta-HCG, Estirol y Alfafetoproteína. 

Amniocentesis

Normalmente se realiza en embarazos de riesgo o a mujeres de más de 40 años. Consiste en introducir una aguja que extrae líquido amniótico. El análisis del líquido permitirá detectar si hay alteraciones, infecciones, anomalías y si el bebé tiene Síndrome de Down. 

Biopsia de Corion

A igual que el anterior, se realiza en embarazos de riesgo. Con una aguja se extraer de la superficie de la placenta unas vellosidades llamadas de Corion (son producidas por el óvulo unos 15 días después de implantarse en el útero) para realizar un estudio cromosómico de las células de estas vellosidades. Con este examen se asegura que no existen alteraciones genéticas. También permite conocer el sexo.