Molestias típicas

Los cambios del embarazo afectan a todo el organismo y esto produce alteraciones y molestias que pueden acompañarte los nueve meses. Las primeros y más frecuentes son las náuseas y vómitos, ardores de estomago, estreñimiento, alteración del gusto y olores, apetito… También se dan en aspectos externos como la piel, pelo... Normalmente son síntomas debidos a la adaptación del organismo a su nuevo estado.

No todas esta molestias se pueden eliminar pero si prevenir y aminorar. Aquí encontrarás algunas indicaciones sobre alguna de ellas.

  • Alteración del gusto. A partir de la segunda semana de retraso puedes tener aversión a algunos alimentos o olores y, quizá, un sabor metálico. Recomendación: Lo mejor es que evites estos alimentos y cosas que te provoquen esta alteración.
  • Alteración del sueño. Te puede suceder que tengas una permanente sensación de sueño durante el día y que te duermas pronto pero a las pocas horas de conciliar el sueño te despiertes y ya no puedas volverte a dormir. Recomendación: Esta alteración del sueño suele desaparecer en los primeros meses, pero si continua puedes combatirla dando largos paseo después de cenar, tomar un baño y beber un vaso de leche caliente antes de irte a dormir.
  • Ardor de estomago. Es más frecuente a partir del 4º mes. Se debe al incremento de secreciones gástricas al esófago y se produce cuando el útero comprime el estómago hacia arriba. Recomendación: Para paliar estos efectos es recomendable comer con frecuencia pequeñas cantidades. Si las molestias son muy grandes o no mejoran acude a tu médico que te aconsejará sobre el uso de antiácidos.
  • Areola secundaria. La areola del pezón se hace más grande a partir del 4º mes y da la sensación que tienes otra alrededor. Lo provoca un aumento de la pigmentación. Recomendación: En este caso no se puede hacer más que esperar, algunos meses después de dar a luz desaparecerá.
  • Calambres. Se presentan sobre todo por la noche mientras duermes y es más frecuente en los últimos meses. Se debe a un desequilibrio de calcio, magnesio, fósforo... Recomendación: Para aliviar el calambre apoya la planta de los pies en una superficie fría y date un masaje en la zona. También, si son muy constantes, debes cuidar tu alimentación.
  • Calostro. Es una secreción amarillenta normal debida a las modificaciones de las mamas. Esta sustancia será el primer alimento de tu bebé.
  • Cloasma. Son alteraciones cutáneas, manchas que pueden aparecer en tu rostro. Es debido a un excesivo depósito de melanina provocado por las hormonas del embarazo. También pueden surgir en otras zonas del cuerpo. Recomendación: Lo mejor es evitar el sol para no agudizar el problema. Las manchas desaparecerán después del parto.
  • Dolores de espalda. Son dolores que aparecen el la región lumbar. A veces pueden ser la primera manifestación de una amenaza de aborto. Sin embargo, normalmente se trata de una molestia inofensiva. Recomendación: El mejor remedio es mantener la espalda recta. Hacer gimnasia para reforzar la columna. Dormir sobre colchones duros, utilizar calzado bajo...
  • Emesis o náuseas. Son los mareos y vómitos que surgen en los primeros meses y, principalmente, por la mañana. Es un síntoma de la adaptación de tu cuerpo al nuevo estado. Recomendación: En la mayoría de los casos es suficiente para aliviar los síntomas con aumentar el número de comidas pero ingiriendo pequeñas raciones.
  • Edema o hinchazón. En los últimos meses pueden hincharse las manos, pies, tobillos... es a causa de la retención de líquidos. Recomendación: Para eliminar este exceso bebe mucha agua entre comidas y evita estar mucho tiempo de pies.
  • Estreñimiento. Es muy frecuente. Se debe a la menor velocidad del tránsito intestinal motivado por la acción relajante de las hormonas. Recomendación: Se puede atenuar ingiriendo alimentos ricos en fibra y bebiendo agua. Ocasionalmente se puede recurrir a laxantes blandos.
  • Estrías. Aparecen el la segunda mitad del embarazo. Son franjas de color rosado o violeta que aparecen en el abdomen, en muslos, glúteos y mamas. Se debe al estiramiento de la piel por el sobrepeso. En muchos casos incluso aparecen después del parto. Recomendación: Una alimentación equilibrada, masajes, ejercicio y cremas específicas ayudan a atenuar su aparición.
  • Hemorroides. Suelen manifestarse durante el segundo y tercer trimestre. Son debidas a la dilatación de venas situadas alrededor del ano por el incremento del peso del útero. Recomendación: Como en muchos otros casos una dieta rica en fibra y el agua en cantidad son muy recomendables. También el cambio frecuente de posición, alternando tiempo sentada y de pies. La higiene debe ser muy cuidadosa en este área y los baños de agua templada resultan de gran alivio. En casos extremos se puede recurrir a una pomada vasoconstrictiva.
  • Incontinencia urinaria. Hacia el final del embarazo, a causa del peso y la presión que ejerce el útero sobre la vejiga, se pueden tener pequeñas pérdidas de orina. Recomendación: Lo mejor es realizar ejercicios durante el embarazo que refuercen la musculatura del perineo y del abdomen. Un ejercicio muy recomendable es la gimnasia vesical.
  • Pérdidas de sangre. Al principio del embarazo puede darse el caso de una pequeña pérdida de sangre en los días que debería bajar la menstruación. Es causado por la implantación del huevo en el útero que rompe pequeños capilares. Posteriormente no debería producirse ninguna pérdida. Recomendación: Se debe informar al médico para que elimine la posibilidad de aborto.
  • Ptialismo o aumento de saliva. Durante el embarazo se produce un incremento de la secreción de saliva acompañada de dificultad de deglutirla. Puede ir acompañado con náuseas y vómitos. En algunas mujeres se mantiene durante todo el embarazo. Recomendación: Para reducir los síntomas lo mejor es cuidar la alimentación.
  • Secreciones vaginales . Es típico del embarazo que aumenten las secreciones vaginales fruto de la hinchazón y congestión de las mucosas genitales. Raramente son síntoma de infección, en cuyo caso no es blanco y va acompañada de picor, escozor, mal olor... Recomendación: Es suficiente con una buena higiene. En caso de infección hay que acudir al especialista para que te indique un tratamiento idóneo.
  • Tensión mamaria. Este dolor y tensión de mamas se produce sobre todo al principio del embarazo. Recomendación: Si el dolor es muy intenso aplicar compresas calientes y humedecidas. Utilizar un sujetador adecuado, cómodo y que sujete bien las mamas es un medio eficaz de prevención y cuidado de la mama.
  • Tensión de Morgagni. A partir del tercer o cuarto mes las glándulas sebáceas del pecho se agrandan. Su función es la de lubrificar el pezón durante la lactancia.
  • Varices. El embarazo favorece la aparición de varices en las piernas y en los genitales externos (vulva). Una antiestética molestia ocasionada principalmente por la acción relajante de las hormonas gravídicas sobre la pared de las venas, ocasionada por el peso que ejerce el útero. Recomendación: Evitar estar mucho tiempo de pies, con las piernas cruzadas. Utilizar medias elásticas, dormir con la almohada debajo de los pies, hacer ejercicio... será suficiente para paliar su aparición.