DRA. ISABEL CATALÁN
Distinguir las etapas de la erupción y sus síntomas es fundamental.
Cómo aliviar las molestias ocasionadas por la erupción dental, qué mordedores usar... ¡Te lo explicamos todo!

Desde este blog, queremos ayudaros a resolver dudas sobre el cuidado de los más pequeños. Para hacerlo, tenemos la suerte de contar con la colaboración de profesionales excelentes.

Hace varias semanas, realizamos un post en torno a la salud bucodental; hoy dedicamos este espacio a todas esas preguntas que se generan con la aparición de los primeros dientes. Fase oral, erupción dental, estimulación de las encías…  Las dudas son muchas cuando se trata de este tema, pero hoy contamos con una invitada excepcional para ayudarnos a resolver. ¡Sigue leyendo y no te pierdas este artículo!

DRA. ISABEL CATALÁN
Mucho antes de la erupción dental, empieza la fase oral del bebé tan necesaria para su desarrollo.
Antes de la erupción: la fase oral

La dra. Isabel Catalán es odontopediatra, además de asesora certificada de lactancia y también, mamá. Desde sus redes sociales, ayuda a que las familias reciban información de calidad.

Nos cuenta que la erupción dental de los primeros dientes (los incisivos centrales inferiores) ocurre aproximadamente a partir de los 6 meses, como norma general en la secuencia de erupción. Es mucha la controversia la que genera este tema, ya que muchos meses antes, sobre los 2 o 3 meses de edad en un bebé, escuchamos frases de amigos o familiares de nuestro entorno más cercano cómo: “este bebé babea mucho, estará dentando”, “se pone mucho los puños en la boca…Tiene hambre”.

Una etapa clave en el desarrollo

Y es que lo que no se conoce es que mucho antes de la erupción dental, empieza la fase oral del bebé tan necesaria para el desarrollo del bebé. En esta etapa se descubre el mundo a través de la boca, ya que esta está repleta de miles de terminaciones nerviosas que permiten al bebé descubrir diferentes texturas y sabores y  experimentar a través de sus sentidos con placer y alegría.

Desde la llamada fase oral hasta la erupción dental, nunca le quitaremos la mano de la boca o el puño a los bebés porque cómo hemos nombrado anteriormente, es necesario para su desarrollo. Pero además es interesante empezar a ir ofreciéndoles mordedores.

Síntomas: mitos y realidad

Otro tema relacionado con la dentición es los síntomas que puede causar a un bebé. Muchas veces se habla de dolor y de fiebre alta y tenemos que saber que la erupción dental puede ocasionar:

  • Molestias, irritabilidad, disminución del apetito y/o febrícula, pero nunca fiebre cómo tal.
  • Si los síntomas son más graves tendremos que descartar otra patología o virus y no echar siempre la culpa a los dientes de todo. Esta etapa también coincide con los inicios de muchos bebés en escuelas infantiles o guarderías, dónde son más susceptibles de contagiarse de algún tipo de virus que verdaderamente pueda ocasionar fiebre real.

Cuidado con los antiguos remedios caseros, los cuales deberemos evitar a toda costa, como: frotar las encías con Apiretal para aliviar la inflamación, utilizar cremas anestésicas (ya que tenemos peligro de anestesiar la glotis si se lo tragan) y ojo también con los famosos collares de ámbar, en los que se han descrito casos de asfixia y atragantamiento.

¡Bien fresquito!

Algo que alivia de forma natural las molestias derivadas de la erupción, como la inflamación de las encías, es el frío. Ofrecer al bebé alimentos fríos y saludables como helados de leche materna o fruta congelada, es una opción deliciosa y efectiva.

Dedal de silicona

Masajear las encías con un dedal de silicona, nos ayudará a estimularlas para acelerar un poquito el proceso a la vez que le aliviamos un poco. Este masaje, realizado de una forma regular, hará que el bebé se acostumbre a que le manipulemos la boca y luego será más fácil el posterior cepillado porque ya estará acostumbrado

Mordedores, ¡todo un universo!

El abanico de posibilidades es enorme: desde materiales eco-friendly como la silicona alimentaria o la madera de haya, mordedores fresquitos para enfriar en la nevera, ¡o incluso juguetes evolutivos como esta marioneta de dedo. Y por supuesto, libres de BPA y ftalatos, ¡a continuación te mostramos sus beneficios!

Beneficios del uso de mordedores:

  • Ayudan a reducir las molestias y la inflamación de la encía, especialmente los mordedores fríos.
  • Contribuyen a satisfacer su fase oral y de exploración.
  • Mejorar la coordinación ojo, mano y boca.
  • Mejorar la pinza de agarre.
  • Disminuir el reflejo de extrusión que hace que cuando un objeto es introducido en la boca, el bebé lo expulse cómo mecanismo de defensa.
  • Mejorar los requisitos para empezar con la alimentación complementaria.

En busca del mordedor perfecto

Dado que hay tanta variedad, se pueden combinar diferentes mordedores. Lo ideal es que cumplan alguna o varias de estas características:

  • Fácil agarre.
  • Material suave y libre de bisfenoles.
  • Que se pueda enfriar.
  • Con diferentes texturas, cómo por ejemplo puntitos para masajear la encía.
  • Sin agujeros, para evitar la aparición de moho en el interior.
  • De fácil limpieza y desinfección.

En Saro, solo contamos con artículos homologados, que cumplen con los más altos estándares de calidad. Puedes echar un vistazo a nuestro catálogo aquí para encontrar el que más va con tu peque.

Agradecemos a Isabel Catalán su colaboración, ¡esperamos que estos consejos os hayan servido de ayuda!

Información profesional en las redes
Lactancia y odontopediatría, ¡sigue aprendiendo!
ODONTOPEDIATRÍA ISABEL CATALÁN
Write a comment

SCROLL UP